Pero cuando Jesús vio esto, se indignó y les dijo: Dejad que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el reino de Dios.@Marcos 10:14
retrato
Jemima T. Luke (1813-1906)

Jemima T. Luke, 1841 (I Think, When I Read That Sweet Story); Sebastián Cruellas (1889-?).

William B. Bradbury, 1859 (🔊 PDF nwc).

retrato
William B. Bradbury (1816-1868)

Cuando oigo la historia del querido Jesús
Que bendice a los niños con amor,
Yo también quisiera estar,
Y con ellos descansar
En los brazos del tierno Salvador.

Ver quisiera sus manos sobre mí reposar;
Cariñosos abrazos de él sentir;
Sus miradas disfrutar,
Las palabras escuchar:
A los niños dejad a mí venir.

Yo ansío aquel tiempo venturoso sin fin,
El más grato, el más bello y el mejor,
Cuando, de cualquier nación,
Niños mil, sin distinción,
En los brazos se encuentren del Señor.