Porque tú has sido un refugio para el pobre, un protector para el necesitado en su aflicción, refugio contra la tempestad, sombra contra el calor.@Isaías 25:4
retrato
John B. Dykes (1823-1876)

Charles Wesley, 1738; Tomás M. Westrup (1837-1909).

Hollingside, John B. Dykes, 1860 (🔊 pdf nwc)

retrato
Charles Wesley (1707-1788)

Cariñoso Salvador,
Huyo de la tempestad,
A tu seno protector,
Fiándome de tu bondad.
Sálvame, Señor Jesús,
De las furia del turbión,
Hasta el puerto de salud,
Guía tú mi embarcación.

Otro asilo no he de hallar,
Indefenso acudo a tí;
Voy en mi necesidad,
Porque mi peligro vi.
Solamente, tú, Señor,
Puedes dar consuelo y luz;
A librarme del temor
Corro a ti, mi buen Jesús.

Cristo, encuentro todo en tí,
Y no necesito más;
Débil, me pusiste en pie;
Triste, tu amor me das;
Al enfermo das salud;
Guías tierno al que no ve;
Con amor y gratitud
Tu bondad ensalzaré.